jueves, 16 de febrero de 2012

El Juli y su entorno meditan hacer un alto en su carrera.



El Juli y su entorno meditan hacer un alto en su carrera. La situación generada por la batalla de los derechos de imagen como líder del movimiento del llamado G-10 y la reacción de las empresas han desembocado en un callejón de difícil salida para Julián,ahora mismo fuera de Valencia, Castellón y Sevilla, y con Olivenza, Arnedo y otros emplazamientos de ese rango firmados. Lo que en principio nació como un legítimo movimiento por parte de las figuras, las que lo son como Juli, Manzanares y Morante y las que se suben al carro, derivó a través de All Sports Media en movimientos con el ritmo de los palos de ciego y la razón última difuminada entre las sinrazones del dinero.
No sólo importaba el euro, pero terminó pareciendo que sí. Dentro de las excesivas repeticiones de Digital Plus de las corridas, otras muchas cosas se debían haber regulado en la postura torera si de verdad importaba que no se quemase su imagen. Si en lugar de tres, me televisan dos; si los resúmenes de cuantiosa venta a los medios digitales generalistas de prensa escrita se difundieran gratuitamente, y a las cadenas; si en lugar de una guerra en solitario se hubiera hablado, al menos, con los sectores, con todos los sectores, empresarios incluidos, por guardar las formas.
Recién nacido el verano, los mentores de El Juli, Perera y Cayetano, Roberto Domínguez, Fernando Cepeda y Curro Vázquez, respectivamente, impulsaron la idea, sin concretar el cómo, con All Sports Media como negociadora de los derechos televisivos de las figuras. A pesar de que los mencionados apoderados se sabían mermados en sus facultades de autoridad en favor de Javier Folqué, Rubén Amón y Sebastián Losada (All Sports). La onda venía desde el invierno con el eco de aquel grito de Talavante, el mismo Talavante que sostuvo sin cartel la empresa de Madrid tras su ruptura con Corbacho, que se concretaba en un envío a la mierda de los apoderados. Como así fue con el tiempo: más allá del porcentaje perdido estaba la potestad castrada para negociar.

En enero, saltaron las alarmas, porque hasta enero se dejó llegar el toro sin fijar. Por parte de nadie. Y los días apremiaban. El G-10, a la vez que apretaba de manera indirecta a Digital Plus, avisaba de que en abierto ofrecería facilidades económicas a TVE o a las generalistas que se interesasen, porque el interés está "por encima de lo económico".Pero ni la pública ni las generalistas se interesan de momento, con lo que todo queda en una patada en el hígado del único operador, pese a que hable All Sports de "operadores", que paga por el toreo: Digital Plus. Como dijo Churchill de la democracia, el menos malo (porque no hay otro en este caso). La idea que se lanza es que los empresarios y televisión ordeñan a las figuras como si estuviesen todas estafadas desde hace años, cuando la realidad económica de sus cuentas dice lo contrario en virtud de su esfuerzo, entrega y protagonismo. Aunque las taquillas no cantan lo mismo, salvo con José Tomás. La crisis lastra. Y no sólo la crisis.
Del natural derecho a no ser marionetas, como defendió El Juli en una entrevista a ABC, se pasa a querer manejarlo todo. ¿A producirlo todo?Incluso se hacen promesas a algunos periodistas de que habrá "programas para todos" para rellenar el contenido del Plus. Por si se piensa en un único fin material, se saca a la luz una futura Fundación donde se ingresen los capitales de los derechos de imagen -de durísima fiscalidad- para fomentar vocaciones toreras... Y antes del reparto desequilibrado de los dineros de la imagen, que en verdad es, porque los modestos rara vez ven las bolsas de los G-10.
A Simón Casas, el empresario que el G-10 defendió ante Esperanza Aguirre como futuro rey de Las Ventas, se le clava en Fallas con 279.000 euros por la televisión. Ojo, se le "clava" porque luego en Sevilla se manejan otros parámetros y con el doble de fechas y puestos se queda el montante en menos, o cerca, de 400.000 euros. Y se le "clava" porqueCasas debe pero cumple con todas las figuras del toreo como nadie. Desproporcionado lo de Valencia. Sin criterio.
Al fondo y desde el principio, siempre aparece Juli. Anoche su apoderado Roberto Domínguez llamó a este periodista para saber su opinión, la mía: "Hubo un fondo legítimo y de ley y unas formas distorsionadoras de la razón que os asistía. ¿Que lo de El Juli es injusto en Valencia y Sevilla como dices? Por supuesto. Pero, mira, cuando Zarzalejos en ABC decidió entrar en batalla con Federico Jiménez-Losantos en la Cope, le cuestioné al bueno de mi subdirector Juanmari Gastaca si sabíamos jugar en barro, porque en barro, como su Athletic del alma, Federico se movía como pez en el agua y nos iba a crujir las tibias. Unos meses después nos había dado en la línea de flotación de los suscriptores y llorábamos al Tribunal de la Competencia".
El malo de la película
El empresario en la actualidad e históricamente siempre ha sido el malo de la película. Su anquilosamiento, su falta de iniciativa, su habitual conformidad... Y ahora su situación de ahogo en general. Economía nacional, internacional y local, pliegos asfixiantes y una subida del caché de las figuras en los últimos 10 años que rompe taquillas pero no aforos.¿Cuántas plazas aguantan los honorarios de Juli, Manzanares y Morante juntos? Ninguna. Tiran del fondo del abono mas no tiran como debieran del abono. De otra manera, José Tomás no sería el esperado Rey Midas. Y al final palma el abonado con el cartel pobre y paga el cartel pobre el "tirón" del rico. Es una economía selvática, una cadena de peces grandes y chicos, el abuso perpetuado de unos y otros.
Como en toda guerra, en la que no se ha conocido ningún bando que no considerase que poseía la razón, siempre quedan los muertos. No todos tienen la misma categoría pero la muerte artística los iguala. El Juli se sabe ahora mismo en la cuneta, y reflexiona si generar una necesidad de su presencia con un año de ausencia no sería mejor que el ostracismo y el exilio forzado por una lucha que nació legítima y acabó puteada y distorsionada en un galimatías. Dicen que luchaban por los más humildes.
Taurodelta se reunió este martes con All Sports Media en Madrid. Digital Plus sigue dispuesto a televisar -la feria de San Isidro no está firmada como Valencia, Sevilla, Pamplona y Bilbao-. Tal vez All Sports aporte algún nuevo operador, algún plus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario